sábado, 24 de febrero de 2018

Valtonyc, 'Fariña' y ARCO: 24 horas negras para la libertad de expresión en España


J. L. Maximiliano twitteó:

Dos sentencias judiciales y una autocensura ponen de relieve las horas bajas que vive la libertad de expresión y de creación. Un rapero, un libro y una obra de arte son las últimas víctimas de una persecución de este derecho fundamental.

Malos tiempos para la libertad de expresión en nuestro país. Este derecho expresamente recogido en el artículo 20 de la Constitución ha quedado cercenado a través de tres casos que se han sucedido en apenas 24 horas. En dos de ellos ha sido la Justicia la que ha dictado sentencia y en el otro ha sido la propia autocensura la que ha hecho el trabajo previo, como tantas veces sucedía en la dictadura franquista. 

Ayer, el Tribunal Supremo ratificaba la sentencia a tres años y medio de cárcel que había impuesto la Audiencia Nacional al rapero Valtonyc. Sus delitos:  enaltecimiento del terrorismo, calumnias e injurias graves a la Corona. Por la noche se conocía la decisión de una juez de Collado Villalba de secuestrar el libro Fariña, obra en la que el periodista Nacho Carretero profundiza en la historia del narcotráfico gallego. La razón: una demanda del exalcalde de O Grove por supuesta vulneración de su derecho al autor. Y hoy, ARCO ha instado a una galerista a retirar una serie de 24 fotografías de Santiago Sierra titulada Presos Políticos en la España Contemporánea, en la que aparecen, pixeladas, imágenes de Oriol Junqueras o los jóvenes detenidos por agresión a dos guardias civiles en Altsasu (Navarra).

El rapero Valtonyc, a prisión
En el caso de Josep Miquel Arenas Beltrán, conocido como Valtonyc, el Supremo desestimó sus argumentos y confirmó la sentencia de la Audiencia. Así, el rapero tendrá que ir a la cárcel para cumplir una condena de tres años y medio. Y es que para el Alto Tribunal los contenidos de sus canciones "no quedan amparados por la libertad de expresión o difusión de opiniones" y sí suponen un enaltecimiento del terrorismo, calumnias e injurias a la Corona y amenazas a Jorge Campos, presidente de la asociación Círculo Balear.. 

En concreto, se trata de diez canciones del álbum Residus de un poeta , otros diez temas bajo el título Mallorca es Ca nostra; y, por último, otras dos canciones que fueron subidas por el rapero a Youtube con el título de Marca España y El fascismo se cura muriendo. Aquí se pueden leer las frases exactas por las que se le condena.


Las reacciones políticas y del mundo de la música no se hicieron esperan alzando la voz en contra de una sentencia en la que se condenaba la libertad de expresión y de creación. Por la noche, el hashtag #RapearNoEsDelito se convirtió en Trending Topic. Y las redes se llenaron de muestras de solidaridad y apoyo al rapero. Joaquín Urias, exletrado del Tribunal Constitucional, asegura en una entrevista a Público que "los delitos de enaltecimiento del terrorismo y de injurias a la Corona no deberían existir" porque "dejan demasiado espacio para la persecución ideológica del disidente".

Precisamente por enaltecer el terrorismo se sienten hoy en el banquillo de los acusados de la Audiencia Nacional dos tuiteros. Mari Flor M.G. y Luis S.S. son juzgados por publicar mensajes en los que ensalzaban la actividad terrorista de ETA, degradaban a sus víctimas y arremetían contra la Policía y conocidos periodistas y políticos, unos hechos por los que la Fiscalía pide para cada uno dos años de prisión.

Secuestro del libro 'Fariña'
Pero cuando todavía el fragor del debate en torno a la sentencia a Valtonyc seguía candente, la opinión pública conocía otra decisión judicial cuanto menos polémica. La juez de Collado Villalba (Madrid) Alejandra Fontana acordaba el secuestro cautelar del libro Fariña, en el que el periodista Nacho Carretero profundiza en la historia del narcotráfico gallego, a petición del exalcalde de O Grove (Pontevedra) José Alfredo Bea Gondar, quien demandó en enero a Carretero y a la editorial Libros del KO por supuesta vulneración de su derecho al honor. Bea Gondar les reclama 500.000 euros de indemnización.

El exalcalde de O Grove aparece citado en "dos líneas" del libro, de 400 páginas, por supuestos vínculos con el narcotráfico gallego. Por ejemplo, su nombre aparece en este extracto: "Aquel junio de 1991 Orbaiz Picos se ofreció al cartel de Cali para traer 2.000 kilos de cocaína. Lo hizo a través de Alfredo Bea Gondar, alcalde de O Grove por AP en 1983 y 1991 (este último año ganó con mayoría absoluta, después de haber sido acusado de narcotráfico, aunque duró dos días en el cargo), quien aceptó la propuesta y se puso en contacto con Manuel González Crujeira 'o Carallán', al que ya conocemos de su época como colaborador de 'Sito Miñanco'".

Sin embargo, el efecto que ha provocado la noticia del secuestro es que el libro se haya convertido en número uno en ventas en Amazon. Un 'efecto Streisand' en toda regla. Un secuestro que llega, además, dos años después de que el libro se estrenara y tras nueve ediciones del mismo.

Lo que no ha logrado el exalcalde de la localidad gallega es frenar la emisión de la serie de televisión producida sobre esta obra y que será emitida en los próximos meses. En este caso, la juez argumentó que la fecha de emisión de la serie es incierta, así como el guión de la misma, por lo que sería desproporcionado paralizarla.

ARCO retira una obra sobre 'presos políticos'
Y esta mañana, una obra que se iba a exponer en ARCOMadrid ha sido retirada. A instancias de IFEMA, la galerista Helga de Alvear ha decidido quitar de su estand la serie de 24 fotografías de Santiago Sierra titulada Presos Políticos en la España Contemporánea, en la que aparecen, pixeladas, imágenes de Oriol Junqueras, Jordi Sànchez, Jordi Cuixart o los jóvenes de Altsasu. La obra, valorada en 80.000 euros, fue vendida antes de su retirada. 

IFEMA justifica que "desde el máximo respeto a la libertad de expresión, entiende que la polémica que ha provocado en los medios de comunicación la exhibición de estas piezas, está perjudicando la visibilidad del conjunto de los contenidos que reúne ARCOmadrid 2018. Por tanto, es su responsabilidad, como organizadora, tratar de alejar de su desarrollo los discursos que desvíen la atención del conjunto de la feria".

Unas explicaciones que no han convencido a Santiago Sierra. El artista madrileño ha mostrado su "relativa sorpresa y decepción" y considera que la decisión "daña la imagen" del evento y "del propio estado español". En su perfil oficial de Facebook, Sierra ha afirmado que la decisión también "constituye una falta de respeto hacia una galerista como Helga de Alvear, que participó en la puesta en marcha de la Feria, así como hacia la madurez e inteligencia del público".

"Finalmente --añade-- creemos que actos de este tipo dan sentido y razón a una pieza como ésta, que precisamente denunciaba el clima de persecución que estamos sufriendo los trabajadores culturales en los últimos tiempos".