jueves, 9 de marzo de 2017

3 DE MARZO DEL 2017: EL PLENO DE LA DECEPCIÓN

El pleno de la decepción


Llámennos ilusos o novatos, dígannos que debíamos esperárnoslo, que es lo más habitual en política, pongan a continuación todos los “ya os lo dije” que consideren oportuno. Pero aunque no nos sorprendiera del todo, sin duda el último pleno ordinario del viernes tres de marzo ha marcado un antes y un después en nuestras expectativas e ilusiones.
Si tras las últimas elecciones municipales pensábamos que había comenzado una nueva era para la política, una mucho más plural, en la que las mayorías absolutas y las decisiones unilaterales fueran cosa del pasado, el pasado viernes lo poco que quedaba de ese autoengaño fue enterrado a dos metros bajo tierra.
Tras los sumamente sospechosos sucesos que terminaban con la total falta de representación de los votantes de C’s en nuestro municipio, en este último pleno se cimentaban las bases de lo que será el futuro “gobierno en la sombra” de El Casar. Se apuntalaban los derechos de los concejales no adscritos y sus funciones dentro de la Junta de Gobierno y gracias a sus votos salían adelante unas muy serias delegaciones de poder del Pleno Municipal hacia esa misma Junta.
Bajo la bandera de la “eficacia”, término utilizado por el Señor Alcalde, el Partido Popular bajaba a pleno la misma propuesta que tuvo que retirar tras las elecciones municipales, haciéndonos preguntarnos: ¿Acaso hasta ahora hemos sido “ineficaces”? ¿Alguna muy importante decisión ha dejado de tomarse debido a la necesidad de consultar con el Pleno?
Competencias como el ejercicio de acciones judiciales y la defensa de la corporación, concertaciones de créditos que excedan en un 10% los recursos ordinarios del presupuesto o de contrataciones de importes superiores del 10%, aprobación de proyectos de obras y servicios que no estén previstas en los presupuestos, enajenación de patrimonio cuyo valor exceda del 10% de los recursos presupuestarios o las permutas de bienes inmuebles.
A pesar de que el Señor Secretario nos asegurase que son casos muy extremos que casi nunca se dan, por esa misma razón no vemos ninguna lógica en que se tomen tan importantes decisiones a espaldas del órgano más representativo del municipio. Y es que en el Pleno estamos los representantes de casi todos los vecinos de nuestra localidad (nos faltan los votantes de C’s), y tras esta obligada delegación de competencias, será tan sólo el Señor alcalde y sus concejales, junto con otros dos “no adscritos” que no se sabe muy bien a quién representan, los que tomarán tan importantes decisiones.

El tema de la “guerra de mociones” por el día de la mujer fue resuelto más o menos pacíficamente con una declaración institucional que todos apoyamos pero ésta fue la única coincidencia de opiniones en un pleno enteramente decepcionante. Nuestra propuesta para instar al Señor Alcalde a una moción de confianza tras los últimos cambios y el abandono por parte de los ex concejales de C’s junto con la moción en apoyo a la próxima huelga de estudiantes y en contra de los recortes educativos fueron abiertamente rechazados con el argumento de que “no dan lugar” ni “forman parte de las competencias” del Ayuntamiento. Se nos mostraba una vez más que el Equipo de Gobierno cuenta con el apoyo legal que no moral de unos concejales que no representan a sus votantes sino a sus propios intereses y que valen para criticar las acciones de la Junta de Comunidades del Partido Socialista, en lo que a educación se refiere, pero que luego no son capaces de superar los muros ideológicos y luchar por una educación pública y universal para todos.

Incluso al final del pleno tuvimos una salida por parte del Señor Alcalde digna del mismísimo Donald Trump. Ya que se celebraba una boda a las 13.00 y a causa de ello el Pleno debía terminar antes de esa hora, ante la propuesta de nuestro Portavoz de celebrar él próximo por la tarde, el Señor Alcalde nos explicó que él no venía a los plenos a “perderlos” o a bajar propuestas que le pudiéramos echar para atrás. ¿Es por ello por lo que los organiza de tal manera que los representantes ciudadanos que deban trabajar tengan dificultades en acudir? ¿Acaso piensa que cuantos menos vecinos puedan acudir como público, mejor? ¿Qué es lo que tiene que ocultar?

Volvemos a las viejas costumbres de la vieja política, volvemos al oscurantismo de las decisiones tomadas en los despachos de la peor época en lo que a corrupción se refiere de los últimos años de la historia de nuestro país. Y por qué, nos preguntamos…

No es por no haber tendido una mano para el diálogo por nuestra parte, de esto sí estamos seguros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario