viernes, 13 de enero de 2017

MUCHO RUIDO Y POCA SENSIBILIDAD INSTITUCIONAL

El ruido es "una amenaza infravalorada", según la Organización Mundial de la Salud (OMS): convivimos con él, desarrollamos buena parte de nuestra actividad diaria rodeados de él, pero una exposición prolongada puede afectar a nuestra salud a través de efectos en el sueño, enfermedades cardiovasculares o trastornos relacionados con la audición.


La recomendación de la OMS es no superar el tope de 65 decibelios de ruido durante el día y los 55 decibelios durante la noche. Una recomendación que no siempre se cumple. 

En España estos niveles tampoco se cumplen en todos los casos, aunque es difícil comparar el grado de incumplimiento ya que, aunque existe una directiva europea que obliga a los estados miembros a medir y proponer soluciones para el ruido, en España los mapas estratégicos de ruido no son elaborados por un único organismo que realice las mismas mediciones en distintos lugares sino que la responsabilidad de hacerlos cae en una amplia variedad de administraciones.

Queremos recordar que cada ayuntamiento es responsable de medir el ruido en su municipio, aunque la mayoría son incapaces de disponer de la tecnología necesaria para su control. Así, el ayuntamiento de El Casar, afectado por la HUELLA ACÚSTICA del transporte aéreo procedente del vecino aeropuerto de Barajas en Madrid, no dispone de medios para controlar el impacto sonoro al que estamos sometidos y hace dejación de funciones al abandonar a su ciudadanía a los efectos del ruido. Es más, aunque aprobadas en Pleno Municipal y Provincial sendas medidas dedicadas al control de este problemas, la desidia y la falta de preparación política de los responsables del PP y del PSOE en las instituciones convierten en un brindis al sol el trabajo de los representares políticos de fuerzas como Izquierda Unida o AHORA EL CASAR.

Por su parte el Ministerio de Fomento es el encargado de vigilar la Red de carreteras del Estado y los grandes ejes ferroviarios; y las comunidades autónomas y diputaciones para la red secundaria de carreteras y ferrocariles. En el caso del control del ruido aéreo, la misma empresa que lo provoca, es la encargada de medir los niveles y excusar los incumplimientos.

Los informes elaborados por AENA proporcionan su propia evaluación mensual de las mediciones acústicas registradas en los Terminales de Ruido (TMR) instalados por el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas en los diferentes municipios de la Comunidad de Madrid. A pesar de sufrir este impacto sonoro, pueblos de la Comunidad Autónoma de Castilla La Mancha están indefensos contra la contaminación sonora. Esto facilita que en noviembre, (último mes publicado en estos momentos), más del 53% de las operaciones aéreas se hagan sobre nuestras cabezas sin que las administraciones locales, provinciales y autonómicas acudan en nuestra ayuda.


El ruido de los aeropuertos
En cuanto a los aeropuertos, el ranking se ve afectado por el tráfico de vuelos. En el primer puesto aparece el Aeropuerto de Madrid-Barajas, seguido del de Barcelona, Bilbao y Gran Canaria. Aunque si se tiene en cuenta los niveles de ruido recomendados para la nocheel primer lugar pasa a ocuparlo el Aeropuerto de Ibiza.

Los aeropuertos más ruidosos durante el día/ EUROPA PRESS

La Ley del Ruido, aprobada en 2003, define unos objetivos de calidad acústica para toda España, establece la obligación de realizar planes de acción para combatir el ruido y define incumplimientos de manera genérica, aunque en último término son los ayuntamientos los encargados de fijar la cuantía de multas para esas infracciones mediante ordenanzas, ya que tienen la potestad sancionadora para imponerlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario